Primavera que retoñas las plantas de la Vid
Permite el Ditirambo en esta noche de Abril,
Despierta ya a las Ninfas que sueñan en los campos.

Convoca a los sátiros que deambulan en el bosque
Deja que el espíritu del Vino retorne, 
Las Ménades derraman el elíxir de sus labios.

 
Híades destellan guiando tu sendero
El frío desgarrando los tejidos de tu cuerpo,
Anuncian el influjo de Dioniso en las tinieblas.

Despoja de sus Peplos a las pálidas doncellas
Ingiere aquel brebaje que se cuece entre sus piernas
Y en el filo de la noche desvaría entre la niebla.

 
El cántaro está lleno de roja excitación
Fluye por tus venas el delirio de tus días,
Embriaga tus sentidos con alucinación
Dioniso es esta noche quien emana de tu vida.
 
Danza a medianoche seducido por la Luna
Arroja a la hoguera tus ropas que te abruman,
No permitas que la noche termine sin placer.
Bebe otra ración, desinhibe tu deseo
Pierde la noción del maldito tiempo,
Y en los pechos de Venus podrás desfallecer.

Primavera que retoñas las plantas de la Vid

Permite el Ditirambo en esta noche de Abril,

Despierta ya a las Ninfas que sueñan en los campos.


Convoca a los sátiros que deambulan en el bosque

Deja que el espíritu del Vino retorne,

Las Ménades derraman el elíxir de sus labios.


Híades destellan guiando tu sendero

El frío desgarrando los tejidos de tu cuerpo,

Anuncian el influjo de Dioniso en las tinieblas.


Despoja de sus Peplos a las pálidas doncellas

Ingiere aquel brebaje que se cuece entre sus piernas

Y en el filo de la noche desvaría entre la niebla.


El cántaro está lleno de roja excitación

Fluye por tus venas el delirio de tus días,

Embriaga tus sentidos con alucinación

Dioniso es esta noche quien emana de tu vida.


Danza a medianoche seducido por la Luna

Arroja a la hoguera tus ropas que te abruman,

No permitas que la noche termine sin placer.

Bebe otra ración, desinhibe tu deseo

Pierde la noción del maldito tiempo,

Y en los pechos de Venus podrás desfallecer.